Ya al leer este título nos da intriga saber qué quiso decir el autor. ¿Cómo puede un sol mentir?, ¿Acaso el concepto de “sol” que tenemos sea sólo una farsa?, son algunas de las preguntas que se generan al escuchar este encabezamiento. Quizás esa gran esfera que vemos muy a lo lejos en el , sea sólo una apariencia bonita de algo maléfico y que, si lo desea, pueda causar un gran daño. Tal vez sea una ilusión óptica. Como dice el dicho, Las apariencias engañan.

20060411221454-asombro.jpg

Estas preguntas, estas dudas de lo que es capaz el sol, fue lo que me atrapó para leer la novela. A mí me resultó efectivo darle un vistazo al prólogo, el cual es conciso (no supera los 7 renglones).

La mayor parte de la historia está narrada en tercera persona; el narrador es Omnisciente, ya que sabe acerca de los personajes (su estado de ánimo, sentimientos, sus pensamientos) y de los hechos (qué va a suceder, las circunstancias en la que va a pasar). Algunos capítulos se narran en primera persona, donde el narrador es protagonista y quienes cuentan son los propios personajes.

Esta fantástica historia está narrada cronológicamente; todos los hechos van sucediendo en una forma ordenada y con sentido. A medida que vallamos pasando las páginas descubriremos más y más cosas  sobre este relato. En cuanto a los títulos, son breves y cortos; en este libro, los nombres de los personajes principales encabezan casi todos los capítulos. Digo “casi” porque hay algunas partes en las que un personaje cuenta, anónimamente, los sueños de los personajes. Y en otras, dos expresan sus estados de ánimo.

El libro trata sobre un grupo de 12 , un mundo que se congela, un sol que se apaga, una sin futuro. A estos chicos no les agrada para nada el apagón del sol, y fue entonces cuando descubrieron una cueva o “El Santuario” en donde supuestamente había una Piedra que daba calor. Deciden que 4 de ellos se quedarán allí para cuando llegue el inevitable final. Dos chicos descubren un siniestro Plan  y al tratar de impedirlo surgen varias complicaciones, por ejemplo, la muerte de Rogelio R.

El final es inesperado. cree que el mundo se salvará y todos actuarán como si nada hubiera pasado. Pero no es así. Si bien los personajes no logran quedar dentro del Santuario, se puede decir que se sentían felices. El mundo anochecía y el viento era insoportable, pero estaban juntos. Ni el más cruel destino puede ser tan malo si tus amigos te rodean.

Este libro sólo posee dos ilustraciones. Aparecen en los capítulos “EL” y “ELLA”. En mi opinión están para darnos una de los rasgos físicos de los personajes.

En cuanto a la de la tapa del libro, es bastante original y detallista. Se relaciona notablemente con la historia. Hay 4 adolescentes, muy abrigados, que miran con asombro un pequeño sol.

TodosSolesMienten.jpg

La verdad que me parece un libro sensacional, desde todos los puntos de vista. Los primeros capítulos, cuando empiezan a destacar sus sueños, no me parecieron muy interesantes; sin embargo, a medida que fui avanzando los hechos me atraparon. Como dije en un principio, las dudas se me aparecían y mi curiosidad por saber cómo terminaría crecía.

sonrisa.gif

                                     Esteban Valentino

Nació en Castelar en 1956, provincia de Buenos Aires. Actualmente reside en la localidad bonaerense de Victoria.

Obtuvo el premio nacional de Poesía joven en 1983 y el premio Alfonsina Storni en 1988. En 1995 le fue otorgado el premio Amnesty Inernational y en 1996 ALIJA consideró su libro Caperucita Roja 2 entre los mejores tres textos del año.

Obtuvo el mismo galardón en 1998 por su libro A veces la ; en 2001 por Un desierto lleno de gente y, en 2011, por Perros de nadie. Ese mismo año la Fundación El Libro consideró a Todos los soles mienten entre los tres mejores libros del bienio 1999-2000.

Alfaguara Juvenil ha publicado El mono que piensa (2003), Los guerreros de la hierba (2006), El mono que piensa 2 (2008) y Titanis (2011)  

Fuente: Libro “Las otras Islas”, cuento “No dejes que una bomba dañe el clavel de la bandeja”. Alfaguara Roja. Autor: Esteban Valentino