La palabra literatura la comenzé a escuchar desde muy chica cuando mi , llegaba la hora de dormir a la noche y me contaba esos hermosos cuentos que yo tanto deseaba escuchar . Como por ejemplo : “La Cenicienta”, “Caperucita Roja”, “Blanca Nieves”, y “Los Siete Enanitos”.

Luego de un tiempo, comenzé la primaria en la cual comenzé a ver distintos tipos de cuentos y libros, si bien los primeros tres años no eran tan exigentes con la comprensión de texto, a partir de cuarto hasta séptimo empezé a leer otro tipo de cuentos como “La durmiente”, “El principito”, “Decir amigos”, etc.

A comienzo de la secundaria era distinto porque ya no se trataba de leer y elegir el libro que uno quería, sino que era todo lo contrario, había que leer el destinado por el profesor y no eso, también ademas de entenderlo, había que contestar a las preguntas que los profesores hacían en al cuento.

Uno de los dos cuentos que hoy más recuerdo porque me gustarón mucho a medida que lo iba leyendo y me daban ganas de saber como seguía fueron “Narnia” y “Charlie en la fábrica de chocolate”.

Hoy en luego de pasar por todos estos años de mi infancia, hasta el día de hoy me gusta mucho leer libros de suspenso, como el libro que leí en el segundo año de mi secundaria “La habitación adoptiva” .