La demanda de la que forme personas y buenos ciudadanos, que eduque para la vida plena de cada y de todos, y que lo haga conforme a su dignidad de persona y a las necesidades del de hoy.

Se trata de que los aprendan a saber persona como ser individual y social, saber respetar y valorar a los otros, el orden constitucional y la vida democrática, saber defender los y preservar el natural, saber analizar los aspectos morales de la realidad y vivirlos, para insertarse responsablemente en un mundo complejo y atravesado por transformaciones y crisis profundas.

No basta “conocer” estos saberes para ser íntegros y realizarse como personas, sino que hay que lograr que los alumnos los vivencien, desarrollando criterios que se aprenden al conocerlos y discutirlos, formando competencias necesarias para que los alumnos desarrollen su juicio crítico y moral, valorando la responsabilidad ciudadana y tomando conciencia de la necesidad de defender los derechos humanos