• 1 para tartas
  • 500 gr. de philadelphia
  • 350 gr. de nata líquida
  • 50 gr. de glass
  • 3 cucharadas de gelatina neutra
  • Zumo de
  • 350 gr. de

Prepararemos una para la chiskey de frutillas y, para ello, en un bol colocaremos el , la nata líquida y el azúcar glass. Añadimos la mitad de las frambuesas y batimos la mezcla. No hace falta que el batido sea exhaustivo, ya que pequeños trocitos de hará más interesante la chiskey al paladar.

Ahora pondremos a hervir media taza de y cuando el hervor, apartamos del fuego y disolvemos en ella la neutra. Una vez disuelta, la incorporaremos al bol con los ingredientes de la chiskey de frutilla.

Exprime medio limón e incorpora ese zumo al bol y mezcla todos los ingredientes con dedicación. Cuando tengas la crema en su punto, vacíala sobre la base de tarta y reparte la mezcla de manera homogénea.

Decora la chiskey de frutilla con el resto de las frambuesas y lleva la tarta a la nevera para que enfríe al menos durante un par de horitas.